Alemania,  Destinos,  Experiencias

Experiencia en Hotel Miano Múnich

Durante nuestra visita a Múnich (Alemania) decidimos hospedarnos en el Hotel Miano durante seis días. Una duración ideal en la que podrás conocer los lugares más emblemáticos de esta preciosa ciudad y donde podrás disfrutar de una cerveza bien fría mientras te comes un Bretzel en uno de los Biergarten que hay repartidos por toda la ciudad.

UBICACIÓN

El Hotel Miano se encuentra situado en la céntrica plaza “Pasinger Marienplatz” dentro del barrio llamado Pasing. Este barrio se encuentra al oeste del centro de Múnich, caracterizado principalmente por su uso residencial, en el que se encuentran multitud de tiendas, hoteles y restaurantes. En el edificio del hotel se encuentran varios supermercados, un Lidl y un Edeka, ambos con buenos precios.

¿CÓMO LLEGAR AL HOTEL?

La forma más cómoda de llegar al hotel si no dispones de vehículo propio, es a través del tren si vienes desde el aeropuerto o desde el centro de Munich. La estación de tren del barrio se llama Pasing y se encuentra a escasos minutos andando del hotel. Para llegar puedes coger las líneas del tren de cercanías S-Bahn 3, 4, 6, 8 y 20. También existe la posibilidad de utilizar la línea 19 de tranvía y varias líneas de autobuses locales tienen parada cerca del hotel.

EL HOTEL

Este hotel se caracteriza por ser de nueva construcción, con unas instalaciones atractivas y modernas. Dispone de 133 habitaciones que van desde los 16m2 en la habitación clásica, 24m2 en la habitación confort, 30m2 en la habitación familiar y los 48m2 en la suite. Como zonas comunes encontramos una amplia recepción compartida con un pequeño bar con vistas a Marienplatz.

Las habitaciones están amuebladas con mucho estilo donde prima el uso de elementos naturales como la madera y la piedra, creando un ambiente acogedor y atractivo.

La habitación donde nos alojamos es una confort para 2 personas. Un espacio más que suficiente cuando pretendes estar todo el día recorriendo la ciudad y pasar poco tiempo en el hotel. Al entrar en la habitación lo primero que se ve es un pasillo corto donde hay una puerta camuflada con la pared, justo ahí se encuentra el retrete. Al seguir el pasillo nos encontramos un lavabo de piedra, el vestidor con caja fuerte gratuita, una ducha abierta a esta zona, mesita escritorio con sillón bajo, y justamente en el otro lado una amplia cama, televisión gratuita y un gran ventanal con vistas al barrio.

OPINIÓN PERSONAL:

En mi opinión, la experiencia durante 6 días en este hotel ha sido bastante positiva. Al ser un hotel nuevo, tenía la sensación de ser de los primeros clientes en probarlo. Respecto a la habitación, dispone de un buen tamaño que es ideal para dos personas y está equipada con todos los elementos necesarios de uso diario (Gel, champú, secador de pelo, toallas, etc). La cama para mí es muy importante y la de este hotel es del estilo “Cama absorbente” como yo la llamo. Tanto el colchón como las almohadas son muy cómodas, donde nada más tumbarte caes en sueño profundo. Otro aspecto a mencionar es la limpieza y he de decir que durante mi estancia no he visto signos de suciedad ni en la habitación ni en las zonas comunes.

Algo que me llamó mucho la atención es que puedes avisar de que un día en concreto no te limpien la habitación y de esta forma recibes una consumición por cada persona para gastar en el bar de la recepción de forma totalmente gratuita.

En este viaje realizamos la reserva a través de la página web del hotel. El motivo principal fue el precio, ya que en la página web del hotel el precio era mucho menor que en webs especializadas en viajes y hospedaje.

En definitiva, elegimos este hotel por el precio, por la cercanía a los medios de transporte y por tener unas instalaciones completamente nuevas.

*Esta entrada no está patrocinada por ningún establecimiento o marca mencionadas anteriormente*

A %d blogueros les gusta esto: